¿Dónde está la belleza?

Me cansé de intentar ser perfecta en todo. Me harté de ideales de belleza imposibles.

Sin título-1

En este mundo del siglo XXI nos bombardean constantemente con imágenes mediáticas de belleza y felicidad. Si eres bella tu éxito está asegurado: mujeres de sonrisas eternas en atardeceres con filtros, en los mejores coches, con los hombres más atractivos y galantes, con trabajos de ensueño, familias perfectas.

ESTO NO ES CIERTO.

Dejando de lado ese cruel ideal de belleza que tratan de imponernos, esa imagen de felicidad y perfección es FALSA. Todos, todos nosotros hemos librado o estamos librando alguna batalla, del tipo que sea. La belleza no garantiza el éxito. El éxito no garantiza la felicidad. La perfección no existe y, al final, la vida se compone de altibajos que se combinan en un relativo equilibrio que nos permite mirar siempre hacia adelante.

Yo ya he dejado de creer y de esforzarme por ideales impuestos. Ya no me importan la celulitis o las estrías, no me importa que mi cara no sea armoniosa, no me importa no tener un pelo suave y brillante, no me importa el tamaño de mis muslos. La vida es increíblemente corta como para intentar contentar a todo el mundo. Durante años me juzgué con mucha severidad, aspirando a ser la mejor versión de mí misma en todos los ámbitos de mi vida. Sin embargo, hoy entiendo y comprendo mis limitaciones. Las entiendo, las abrazo y soy más feliz.

Estaba muy equivocada. La belleza no está en eso que todo el mundo ve. No está en mi pelo, ni mi piel, ni mis pechos. La belleza está dentro y la de cada uno es distinta, y todas fascinantes: es el modo en que alguien te ayuda cuando estás triste, el reverberar de una risa amiga, el brillo en los ojos cuando algo te entusiasma, la manera de tomarte de la mano, la caligrafía, las manías como morderse las uñas, la técnica a la hora de cocinar, la simpatía, los enfados, el llanto, la comprensión, la soledad, la competitividad, la timidez, los enfados. Todo esto, y todo lo demás, es lo que nos hacen seres bellos. Todo lo que hay dentro. Lo bueno y lo malo.

Hoy comprendo que vivir consiste en saltarte un entrenamiento (o cinco) y salir a tomar unas cañas. Vivir es no encontrar aparcamiento. Vivir es salir a trabajar sin maquillaje, porque no tengo nada que ocultar ni camuflar. Vivir es ponerte ropa de hace diez años o estampados de animales porque te sigue gustando. Vivir es reírte de ti mismo. Vivir es viajar y aprender idiomas. Vivir es ponerte un pijama de Disney y un moño deshecho y sentirse preciosa. Vivir es disfrutar del cine, de la gente, de los conciertos, de salir a la calle por la mañana y respirar. Y, en toda esa ecuación, no queda tiempo para aspirar a esa surrealista perfección. La perfección ya la estás viviendo. Y vivir es la belleza.

 

Si os gusta esta entrada podéis utilizar los botones de abajo para compartirla. Me gustaría saber vuestras opiniones respecto a este tema

:)

You may also like

6 comentarios

  1. Acabo de leer la entrada y tengo que decirte que no podía esta más de acuerdo! La verdad es que muchas veces se necesita leer estas cosas para darnos cuenta que lo que realmente es bello somos nosotros mismos y basta de hacer caso a cañones,revistas,web y un largo etcétera que como tu dices nos venden una felicidad que no es real.

  2. No podría estar mas de acuerdo!!Ya hay suficientes problemas a diario y presiones de todo el mundo para que encima nosotras solas nos añadamos 3000 cosas mas. Hay que disfrutar más!

  3. Qué maravillosa forma de ver las cosas y cuanta razón tienes en tus palabras e ideas.
    Qué feliz sería el mundo si esas ideas se generalizarán. Enhorabuena por tan sabías palabras. Eres muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.